A partir de un estudio realizado por ARO | Asesoría en Recursos Organizacionales, se ha determinado que no existe financiamiento en Costa Rica para la aplicación de la Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos dentro del presupuesto nacional asignado a través del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 pues no se incluye ningún programa, plan o proyecto dentro del presupuesto nacional definido a partir del mismo.

Además, según la investigación realizada sobre el nivel de aplicación de la Ley 8839, se evidencia que aún no se ha desarrollado múltiples instrumentos que la ley establece como necesarios para su correcta aplicación como por ejemplo el Programa Nacional de Educación en GIR, el Sistema Nacional de Información sobre GIR, y sobre todo aún no se ha puesto en marcha el Plan Nacional de Residuos Sólidos conocido por sus siglas como PRESOL, el cual fue elaborado desde el 2004. De hecho existe actualmente una actualización de que data de abril del 2016 pero esa actualización no fue hecha de una forma participativa como exige la ley 8839 y su reglamento. Esto sucede porque se utilizó una metodología que impide la participación ciudadana en su proceso de construcción; de hecho, en el listado de participantes en dicho proceso es de destacar que solo aparece 3 participantes en representación de la sociedad civil, mientras se indica la participación de 98 funcionarios solamente del Ministerio de Salud, ente rector en la materia. Además nunca fue consultado a la sociedad civil por los medios pertinentes ni ha sido realmente validado como corresponde.



Esto nos da la certeza de que si bien existe una muy robusta legislación en el tema y una fuerte estructura jurídica en la que intervienen otras leyes, reglamentos, políticas, convenios y acuerdos internacionales; pero no existe una correcta y eficaz aplicación de éstas. Y a partir del diagnóstico realizado a nivel país en este tema, se evidencia que la ciudadanía no conoce lo suficiente al respecto para que pueda actuar en consecuencia. Es por eso que se hace imprescindible por una parte gestionar el financiamiento requerido y por otra parte, informar correctamente a toda la población sobre el sistema legal al cual ésta se debe adaptar pues esta ley es de acatamiento obligatorio para todos. Pero como no basta solo informarse, se debe también crear las condiciones para que la ciudadanía, una vez informada, pueda encontrar los espacios desde los cuales incidir a través de su participación.

Para lograr la incidencia de individuos, grupos no formales así como de organizaciones tanto de tipo comunitario como de los sectores productivos del país y de las organizaciones pertenecientes al estado, como instituciones públicas, es necesario que se aplique los principios definidos en la Ley 8839 y su reglamento y respaldados tanto por la Constitución Política como por acuerdos internacionales como lo es RIO +20.

Es por esta razón que ARO ha creadoo una estrategia para la aplicación de la teoría de la Gestión Integral de Residuos mediante una metodología que promueve no solo la participación ciudadana en su implementación, sino que también garantiza que los instrumentos legales existentes sean sometidos a un proceso de actualización en el que participe la sociedad civil en su actualización , y los instrumentos que ha de crearse en este nuevo contexto, deben tomar en cuenta a la sociedad civil en su planteamiento, formulación, diseño y elaboración, como lo indica el principio de Construcción Participativa.



Por ser la incorrecta gestión de los residuos un problema multicausal lo que se requiere no es un cambio superficial, sí un cambio radical en el rumbo que lleva actualmente la cultura. Lo que se requiere es un cambio de paradigma para superar satisfactoriamente esta situación que conlleva el desperdicio de recursos, la contaminación ambiental, la afectación a la salud en general así como la calidad del ecosistema.

Un cambio de paradigma es el cambio que tiene lugar de tiempo en tiempo en una creencia básica, o supuesto (o en una constelación de creencias o supuestos) que son el fundamento de nuestras percepciones y acciones. Se dice que puede ser visto como un cambio evolutivo que nos lleve de la actual situación a un nuevo estado de situación para la cual se propone un escenario diferente al actual, en cuanto a situaciones y relaciones. Este nuevo escenario propone una imagen distinta de FUTURO, acorde con nuestras expectativas y posibilidades. Una imagen de una sociedad futura más Sensata Humana y Ecológica.

Este cambio de paradigma se encuentra consignado en el lema: ˝de la CULTURA de la BASURA a la Gestión Integral de Residuos˝


Para trascender del DIAGNÓSTICO y alcanzar los objetivos planteados de una situación distinta (mejor) de la cual se parte, se requiere de un esfuerzo articulado de todas las organizaciones, grupos y personas que intervienen, según la Ley 8839 de la República de Costa Rica en el tema de la generación y gestión de los residuos así como en la prevención de su impacto socioambiental negativo.



Bienvenidas sean pues, todas las personas y todas las organizaciones a conocer y aplicar este sistema creado por Asesoría en Recursos Organizacionales  (ARO), en el que todos pueden participar en ser parte de la solución, en la medida de sus posibilidades o compromisos, aportando cada quien, cada organización, recursos de todo tipo que han de ser administrados mediante convenios formales estableciéndose en cada convenio, la forma de administrar esos recursos.

Para entrar de lleno en el paradigma que percibe los residuos no como "basura" si no como algo que tiene un valor, y para pasar del simple sistema de entrega, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de la "basura" a la GIR -Gestión Integral de Residuos- se requiere tanto de disposición como de recursos para realizar cambios efectivos en todos los niveles, tanto en el nivel público como en el privado; en todos los ámbitos y en todos los sectores.

Además debe de integrarse la Gestión Integral de Residuos como un tema transversal en todas las agendas de trabajo del quehacer de todos los sectores y de todas las organizaciones del país.

Esta iniciativa va dirigida a cambiar el paradigma de la Cultura de la BASURA por el de la Gestión Integral de Residuos a partir de la participación activa y organizada de todas las personas y de todos los sectores.


Si se implementa sistemas en los que se estimule la participación ciudadana desde su diseño y construcción, hay más probabilidad de que las personas, los habitantes del país, pongan en práctica las acciones en las que han sido partícipes de su formulación y creación.





OBJETIVOS

  • Promover y desarrollar las herramientas necesarias para la aplicación de este sistema que garantiza el cumplimiento de los principios jurídicos de Participación Ciudadana y de Construcción Participativa

  • Establecer convenios de comercialización y de cooperación que favorezcan a todos los sectores y al país en general.
  • Dar seguimiento al cumplimiento del marco regulatorio asociado a la legislación nacional e internacional relacionad con la Gestión Integral de Residuos.
  • Participar en el desarrollo de la infraestructura y de la superestructura (la parte ideológica y cognitiva) para la implementación de la GIR.
  • Promover la correcta separación, recolección, tratamiento y disposición final de los residuos desde su lugar de origen.
  • Creación de herramientas para la implementación de políticas, planes y programas de gestión de residuos.


JUSTIFICACIÓN

Para realmente resolver un problema, este debe resolverse desde la raíz. El problema de la incorrecta gestión de los residuos o lo que puede denominarse como el fenómeno de “la cultura de la basura” debe desarraigarse desde la conducta de los individuos y las organizaciones sociales.

Para resolver el denominado problema de la "BASURA" se requiere aplicar todos los recursos posibles; recursos de todo tipo, humanos y materiales para el alcance de los objetivos de la Ley 8839 y de la Política Nacional de Residuos. 

El fenómeno de la "BASURA" tiene su origen en la conducta de cada persona y de la población en general, o sea que el problema es de origen cultural, no es solamente un problema técnico, tecnológico, administrativo, financiero, legal o de falta de educación. Por ser un problema multicausal se requiere de un cambio de paradigma para superar esta situación que venimos arrastrando desde hace más de cuatro décadas.

Tomando en cuenta que las principales causas del problema son de origen cultural y que sus consecuencias son de diversa índole, aunque en su mayoría son de tipo socio-ambiental; la solución, debe darse desde todos los ámbitos: cultural, educativo, social, político, administrativo, económico, legal, científico, ético, técnico y tecnológico, pero con especial énfasis desde el ámbito cultural, por tener éste un origen cultural, es decir, por tener su origen en la conducta de individuos y organizaciones.

Es por ello que surge esta iniciativa de organización para el desarrollo de una metodología de planeación estratégica y planificación operativa diseñada por Asesoría en Recursos Organizacionales (ARO) para la aplicación efectiva de la Ley 8839. Para gestionar además los recursos necesarios y la puesta en marcha de un sistema realmente participativo que involucre a todos los sectores del país y convoque a toda la sociedad civil para que asuma cada quien su verdadera responsabilidad en la separación y disposición de los residuos que genera.

Actualmente no existe un sistema que realmente promueva estos principios de Participación Ciudadana y Construcción Participativa en el ámbito de la GIR por lo que se hace necesario fomentar la participación de organizaciones, e individuos también, en el proceso de toma de decisiones y en la implementación de acciones.

ARO
    PRESENTA    

#SEGIR

El Sistema Ejecutivo de la Gestión Integral de Residuos 

UNA PROPUESTA DE PLANEACIÓN ESTRATÉGICA
Y PLANIFICACIÓN OPERATIVA
PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS